15 feb. 2010

Shakira actuó para más de 80.000 espectadores en el 'Partido de las estrellas'.


Con sus sensuales movimientos de cadera, la cantante colombiana se convirtió en una de las protagonistas del conocido como 'Partido de las estrellas'. El español Pau Gasol fue uno de los testigos del atractivo que desplegó la autora de 'She Wolf' sobre el escenario.

No hay nadie o casi nadie que se resista al sensual movimiento de caderas de Shakira. Por eso, a pocos ha extrañado que la cantante colombiana se convirtiera en uno de los principales atractivos del 'All Star Game' de la NBA, conocido como ‘El partido de las estrellas’, que se disputó ayer en el estado de los Cowboys de Dallas, en Arlington (Texas).

Más de 80.000 personas pudieron ver de cerca el atractivo y la sensualidad que derrocha la artista de 32 años sobre el escenario, convertida en una auténtica ‘loba salvaje’ para su último trabajo ‘She Wolf’.

Y así, precisamente, convertida en una ardiente felina, contoneó su sensual cuerpo encerrada en una jaula donde, además de escucharse los aullidos de la cantante, no dejó de contonearse sobre sus rejas doradas.

Fue durante el intermedio cuando la cantante saltó a la pista con el single que da título a su nuevo disco y con ‘Give It Up To Me’, su actual sencillo en Estados Unidos. Para este nuevo tema, la joven colombiana se ayudó de elementos materiales que tampoco dejaron indiferentes a los miles de espectadores que siguieron el partido en directo.

El español Pau Gasol fue uno de los testigos de la fuerza de la novia de Antonio De la Rúa, ya que el jugador catalán de los Lakers formó parte del Equipo de la Conferencia.

El partido, seguido en directo en más de 200 países, contó también con las actuaciones de la no menos atractiva Alicia Keys, amiga personal de Shakira, y el rapero Usher, que interpretó el último sencillo de su disco, ‘Confessions’.

No hay comentarios: