9 abr. 2009

Nutrir maneja el Coredor del Colegio Pies Descalzos


Esos 1.700 niños que hace pocos días conoció el ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton, en el megacolegio creado por la cantante Shakira, reciben durante la jornada escolar semanal almuerzos y meriendas preparados por la Fundación Nutrir, por contratación de la Fundación Pies Descalzos.

Además, allí mismo, 180 chiquilines que apenas si alcanzan un metro de estatura y que asisten a preescolar desayunan, reciben merienda y almuerzo con el patrocinio de la Fundación Carulla.

Muy de madrugada, a las amplias y modernas instalaciones del plantel en el corregimiento La Playa llegan 15 mujeres a preparar los alimentos conforme a una planificación concebida por nutricionistas y por profesionales de diversas disciplinas.

La tarea diaria la cumplen con la experiencia de dos años de positivos que ha tenido Nutrir suministrando comidas desde sus propios comedores y en alianza con otras instituciones a menores, adolescentes, madres lactantes y gestantes en zonas de Barranquilla donde la desnutrición alcanza índices del 35%.

Estas 15 madres han estado capacitándose por varios meses en la preparación y manipulación de alimentos de manera que pueden ofrecerlos con las condiciones y requisitos del Ministerio de Salud.La filosofía de Nutrir es que una vez verificado el lugar de acción, solo pueden contratar madres residentes en el barrio y cuyos hijos sean beneficiados del proyecto. Para el desarrollo del plan del comedor de Pies Descalzos, Nutrir cuenta con 22 minutas que garantizan requisitos nutritivos balanceados de manera variada.

Un día en el comedor. Los primeros visitantes del amplio y moderno comedor son los estudiantes de preescolar, quienes reciben a las 7 de la mañana el desayuno. Tres horas más tarde hasta sus aulas son atendidos con jugos de fruta y acompañamientos como empanadas de carne o pollo. Mientras, a la hora del almuerzo el personal de Nutrir con mucho cariño está atento a lo que van consumiendo. Detrás del comedor está la cocina, la zona de almacenamiento de víveres y un moderno ‘cuarto frío’, que reemplaza las neveras. Todo esto, acondicionado por la Fundación Pies Descalzos para garantizarle a todo su estudiantado el suministro de una alimentación balanceada.

En este mismo sitio, todos los días, 1.700 estudiantes de primaria y bachillerato reciben su merienda y almuerzo.

Confrontando su labor

Nutrir es un programa integral que atiende las variables que intervienen en una adecuada nutrición. Por este motivo, esta fundación incluye planes de capacitación para las manipuladoras de los alimentos, y brinda a las madres de los niños cursos que les permitan generar ingresos económicos para que mejoren su calidad de vida. Brinda orientación sobre la alimentación que garantiza el crecimiento de sus hijos. Además, para llevar un control de su labor, Nutrir hace una evaluación inicial de los niños indagando el peso y talla, conforme a las recomendaciones de la OMS. Posteriormente, al trimestre hace otra valoración para implementar programas de recuperación nutricional en caso de necesitarse. El megacolegio no es la excepción, y por ello ya están en ese proceso, clave para vigilar el crecimiento físico en la edad escolar y para confrontar la planificación alimenticia.

Siempre, con cariño

La misión no está encaminada exclusivamente a preparar o servir alimentos. El personal está entrenado, al igual que las 15 voluntarias de la Fundación Nutrir, para motivar a aquellos que tienen resistencia a ciertos alimentos, como los vegetales y las ensaladas.

El departamento de Gestión Social de Nutrir envía a la trabajadora social cuando lo amerita a las casas de los niños para verificar hábitos o situaciones que estén alterando o desmotivando al niño.

Fuente: El Heraldo

No hay comentarios: